Presentación del Libro “Social Commerce” en Granada

El próximo miércoles 24 de abril de 2013 tendrá lugar la presentación del libro ‘Social Commerce. 100 consejos para vender en Internet’, de Leonard Pera. La cita será a partir de las 19.00 horas en laSocial commerce GRX Confederación Granadina de Empresarios. El acto es de libre entrada y aprovecho para invitaros a estar en la presentación, que creo que será muy interesante.

El libro es un compendio de lo que debe ser el guión que toda empresa, especialmente las pymes, han de seguir para estar presentes en el mundo online, y por lo tanto para poder establecer una estrategia adecuada de posicionamiento y ventas en los canales digitales. En el libro hemos colaborado una serie de amigos de Leo, que nos pidió una ayuda para algunas cuestiones, y en este enlace el referencia el por qué de mi presencia en el mismo. En esta iniciativa tomada por su empresa Open-Ideas y que ha contado con la edición para el libro de Algón Editores.

En el acto intervendremos Miguel Ángel Rodríguez Pinto, director de la Escuela Superior de comunicación y Marketing (ESCO); Vito Epíscopo, director de Relaciones Institucionales en Grupo Trevenque; y Francisco Luis Benítez, un servidor, que ejerzo como consultor en Estrategias de Comunicación Digital y Transmedia. El prólogo del libro es de Sebastián Muriel, quien fuera Director General de Red.Es y en la actualidad trabaja en Tuenti.

El comercio electrónico está creciendo en España por encima del 20% anual y alcanza ya los 9.000 millones de euros de facturación. El mercado de venta en Internet crece y va a seguir creciendo. Ha sucedido en muchos países más avanzados que el nuestro y aquí los datos no dejan lugar a dudas. Otra cosa que no se debe minusvalorar es que las ventas físicas, las offline, están cada vez más relacionadas con la presencia en la red. Muchos clientes buscan información sobre la empresa, sus productos o sus directivos antes de realizar una compra. Por lo tanto es el momento de dar un salto racional al mundo digital para vender. Eso sí, no todo es montar una plataforma y una pasarela de ventas, sin lo “social” corremos el riesgo de que todo esfuerzo sea vano.

¿Quieres saber más? Pues ven a vernos y/o compra el libro 😉

Anuncios

Por una Gobernabilidad Ciudadana desde el oGov

“It’s time to Act”, es un eslogan recurrente, que incluso me acompañó durante años en mi devenir como activista juvenilIt's time to act for Europe internacional en la década de lo 90′. Han pasado muchos años desde entonces y la fuerza del mensaje persiste. ¿Tan poco cambia el status quo de nuestras sociedades?, o es que en la sociedad líquida en la que establecemos nuestras relaciones, amplificadas por lo digital y lo global, las transformaciones se dan imperceptiblemente.

En parte podríamos decir que sí. Pero lo que nos ha desbordado en la actual situación de crisis en la que vivimos en Europa, que ha dejado de ser sólo económica, para pasar a ser social, y ¿sistémica? [espero que no, sinceramente]; es que el proyecto de construcción europea se ha detenido, justo cuando más falta hacía. Justo en el momento en el que se demuestra la obsolescencia de la sociología del modelo Estatal/nacional.

Queremos refugiarnos en nuestros territorios, empequeñeciéndolos, cuando vivimos glocalmente y somos individuos transnacionalizados por mor de las nuevas tecnologías y de las relaciones que establecemos en el orbe digital. Pero cuando vemos amenazado nuestros “minimundos” regresamos a los atávicos miedos contra “el otro”, buscando cabezas de turco donde no las hay. Dejándonos llevar no por el corto plazo, sino por la “dictadura” de las democracias demoscópicas en las que hemos transformado nuestros países, en las que solo prima lo inmediato.

Es más, vivimos con miedo, vemos que los estados son incapaces de poner coto a lo que ocurre, que carecen de herramientas y de imaginación, y reclamamos una “gobernanza” del flujo monetario como salvaguarda de nuestros amenazados países.

Pero,  ¿podemos exigir una gobernanza mundial financiera, cuando ha sido el modelo mercantilista de la misma en los espacios internacionales, la que ha originado la actual situación? Mientras que los estados se han dormido, creyendo que el tablero mundial era un partido de damas, las empresas transnacionales comenzaron a jugar una partido de ajedrez, y en este momento tienen en “jaque” al Sistema Postwestfaliano. Solo prima el capitalismo financiero. El capitalismo sin trabajo, la especulación por encima del sistema productivo. ¿Qué pasará cuando no haya consumidores, bien por que no tengan “crédito” o bien por el miedo a gastar?, ¿cuál será el siguiente movimiento en el tablero?

En este blog he hablado, y mucho, sobre gobernanza. Pero quisiera puntualizar algo sobre ello. El término gobernanza está ya desprovisto de legitimidad, a mi juicio, por dos motivos: en primer lugar por el abuso del término en los ámbitos políticos y económicos, donde seguimos sin ver un ápice de gestión de la responsabilidad financiera o política para poner en “orden” el orden mundial; y en segundo lugar, porque este término como defendía Michel Foucault en sus clases del Collège de France de 1978 definía que “gobernar” no es lo mismo que “reinar”, “mandar” o “hacer la ley”, y por lo tanto gobernar no es lo mismo que ser soberano, señor, propietario o profesor.

Desde el siglo XVI, el propio término “gobernar” tiene una clara pátina mercantilista (del que deviene el término gobernanza), que no encierra el nivel de competencia política que exige el desarrollo de un sistema del buen gobierno. De hecho la palabra gobernar está centrada en la doctrina fisiocrática del “gobierno económico”. Foucault centra el concepto de gubernamentalidad en la relación entre el Estado y la población, al margen de la cuestión netamente económica. Centra el foco del buen gobierno en el sistema de gestión del territorio, entre los que gobiernan y los gobernados.

Lo que pretendo decir, es que quizá el término gobernanza está ya agotado, por insuficiencia y que en el caso de la relación entre Europa y sus ciudadanos ha llegado el momento de establecer un sistema de gubernamentalidad, o ¿deberíamos hablar de gobernabilidad para adaptarlo a la semántica castellana?

La cuestión no es baladí, en tanto cómo se construyó el concepto de gobernanza bajo una premisa economicista, y ahora lo que debe primar es la construcción de un sistema de buen gobierno en el que primen las relaciones desde la óptica de la filosofía del gobierno abierto, y en este sentido la intuición de Foucault está en línea con lo que creo que necesitamos para resetear en el sistema.

Y tú, querido lector o lectora, ¿qué opinas?

Europeísmo versus desafección ciudadana

La Unión Monetaria llegó, nos trajo el Euro, el pegamento europeo que ayudaría a garantizar el proceso de construcción europea, pero una década después todo lo andado se ha perdido, por la incoherencia política demerkel go home quienes nos hicieron fracasar en el proceso de ratificación de una constitución para Europa y de no haber desarrollado en paralelo una unión fiscal y una armonización de los sistemas tributarios de la UE.

Por lo tanto, en la actual coyuntura de la crisis mundial, que afecta con más dureza al viejo continente, las malas decisiones tomadas en una década inicial de crecimiento, la inicial del siglo XXI, han llevado a la actual situación.

La no existencia de unas reglas iguales para todos, la Unión Económica, que nos llevó al sistema actual de una moneda común y 17 democracias (las del Euro, con sus respectivos sistemas impositivos), ha originado una serie de perjuicios que nos llevan este momento.

Situación agravada por el sistemático desdén para crear una ciudadanía europea activa que derivara en una opinión pública europea formada e informada, que habría impedido que el actual directorio alemán que ocupa el espacio político de la UE llegara a ser. La imposición germana de cercenar el Tratado de Lisboa para volver a un sistema intergubernamentalista de gestión, obviando a la Comisión y al Parlamento Europeo, dejando toda la acción política en manos de un Consejo inane, sin debate en el que se impone la visión germana de la política y de la economía, sin discrepancias, dada la debilidad de países como Italia, España y en la actualidad la propia Francia, hacen muy difícil que hayan los necesarios equilibrios y visiones diferentes que han construido el consenso europeo para el avance de la institución.

De hecho como Habermas ha explicitado, la visión germana de la actual Europa está imponiendo un modelo que podríamos definir como burocrático postdemocrático, con lo que ello implica. La enajenación de la soberanía de la ciudadanía europea en la conformación del espacio político de la UE y la esclerotización de los estados, que se defienden ante sus electorados echando las culpas sobre la vieja CEE como si de la madrastra mala de un mal cuento se tratara.

Pero lo peor no es esto, lo peor es lo que esta pacata visión de la política origina, con unas medidas de ajustes del déficit y de recortes que lo único que han demostrado es que no sirven para nada, solo para generar miedo, pobreza y desafección ciudadana, los peores ingredientes que se pueden mezclar en el seno de sociedades convulsas como la actual. Lo peor, retomo, es la visión estridente y llena de tópicos que se está creando entre sectores enteros de población, ya sea por filiación demográfica, cultural o de procedencia. Así el norte rico, ve al sur pobre como una carga, una lacra que hay que soltar. El principio de solidaridad europeo se está rompiendo, debido a esa manipulación de la opinión pública. No es solo que en Chipre o Grecia se compare a Merkel con Hitler, es que Merkel ha convencido a los alemanes de que lo que ocurre en el Sur de Europa es algo totalmente merecido y necesario. De hecho el discurso norte-sur está tan implícito en la política alemana que hasta dentro de su país está originando problemas, con una batalla fiscal en ciernes. Es la deriva hostil de la población, hacia las erráticas medidas de nuestros dirigentes, es la hostilidad hacia el propio sistema, que nos trae a Beppe Grillo en Italia o a la ultraderecha en Grecia.

¿Son los movimientos antisistema la solución? La respuesta es clara: NO. No, porque no aceptan el sistema y la construcción de un espacio común ciudadano con visión integral del territorio que gobiernan. Esa no es la esencia de su propia existencia, más bien al contrario.

Por lo tanto, ¿vamos a dejar que los tópicos y las reactancias entre los pueblos europeos suplan todo lo que hemos construido en los últimos 50 años?, ¿vamos a dejar escapar la oportunidad de construir una identidad europea plural y global, que se alimente de lo mejor de cada una de las culturas de cada pueblo europeo, como ejemplo de un nuevo sistema de gobernanza (o mejor; gubernamentalidad) que sea un faro mundial?

La respuesta es clara, ¿verdad?

Jornada de Gobierno Abierto en Sevilla

El próximo 10 de abril de 2013 y de la mano de la Diputación de Sevilla, se organiza la Jornadatag-cloud-ogov “Gobiernos Abiertos: Herramientas para la  Transparencia y la Participación Ciudadana”, abierta al público, como no podría ser de otra forma.

Tendrá lugar en la sede de la Diputación Provincial de Sevilla sita en la Avda. Menéndez y Pelayo, 32 (Sede del INPRO) de la capital del Guadalquivir. En ella y de la mano de varios expertos reconocidos en su ámbito profesional, recorremos las claves que deparan el nuevo sistema de gobierno democrático del siglo XXI (pese a que algunos no vean ya, que es el presente), las estrategias de oGov, o Gobierno Abierto.

Se debatirá sobre conceptos como la eCiudadanía, la eDemocracia y cómo la RSC y la Gobernanza Corporativa inciden en la ciudadanía y su forma de relacionarse con administraciones y empresas, bajo el prisma de las políticas del Gobierno Abierto, y cómo este se alinea o separa de los principios de la Nueva Gestión Pública. Habrá espacio también para hacer un recorrido por experiencias de transparencia institucional y de oGov “made in Andalucia”. Estamos en un momento crucial, dado que en Andalucía se está debatiendo la Ley de Calidad Democrática y en España se está elaborando una Ley de Transparencia. Ambas iniciativas, tras la vasca y la navarra, son más necesarias que nunca. Pero para que la nueva “narrativa” del eje ciudadanía-administración sea una realidad, tiene un largo trecho que recorrer, ya que han de cambiar actitudes y aptitudes de ambos lados del eje.

Todo ello será analizado. Y para ello contaremos con reputados nombres del Gobierno Abierto como César Calderón, Director Ejecutivo del ThinkNet Pensamiento Público; Juan Francisco Delgado, Director General del Consorcio Fernando de los Ríos de la Junta de Andalucía, Fátima Ramírez que en su época de Directora General de Consumo de la Junta de Andalucía, puso en marcha varios canales de eParticipación, en la actualidad ejerce como Asesora de la Consejería de Sanidad de la Junta de Andalucía en entornos TIC; y David Rey, que es experto en open data y es activista de Open Kreatio. ¡Ah! y un servidor que intentará establecer las (des)conexiones de los principios del Gobierno Abierto y la RSC 2.0 entre el sector público y el privado.

Las jornadas comienzan a las 9:30 de la mañana y terminan a las 14:00 horas, organizadas por el Área de Asistencia Técnica Municipal. Espero que nos veamos por allí si os interesa y os queda cerca 🙂 Os dejo el pdf con la información de las Jornadas aquí.

Hibridación democrática: De la Gobernanza a la Gubernamentalidad

Mucho ruido mediático, mucho ruido ciudadano, mala praxis política, mala gestión, nula gobernanza mundial (ypolitica participacion si me apuran europea), tal como vamos, las esperanzas flaquean en la necesidad de un cambio necesario…

Son demasiados deflactores de nuestras democracias de consumidores, porque es en lo que nos hemos convertido. Somos incapaces de ver la necesidad del largo plazo, para hacer de nuestros territorios espacios socialmente sostenibles. Nos comportamos como homo sacers, anteponiendo nuestra existencia al servicio de la ética cultural imperante: el de la satisfacción inmediata. La política se ha convertido en un espectáculo que gira en torno a las próximas elecciones en lugar de a la próxima generación, y por supuesto en aras a la descalificación del contrario.

¿Es eso lo que nos espera?, ¿comportarnos como una manada desorientada y en permanente búsqueda de un macho (o hembra) alfa que nos muestre el camino a través de la fuerza y no de la razón? Deshaciéndonos en entornos de acritud partidista, basada en una rigidez revestida de ideología, cuando no de imposibilidad de encontrar nuevas respuestas a nuevos problemas.

Me niego a aceptarlo. Hemos de recuperar la Democracia, desde la democracia. El sistema no es malo en sí, lo que es malo es la praxis derivada del mismo y los abusos soportados. Eso es lo que tiene que acabar, y los primeros que han de verlo son nuestros representantes, asumirlo, pedir perdón y cambiar todo lo que haya que cambiar (sobre esto ya he escrito en otro post). Pero con la ciudadanía y sobre todo para la ciudadanía. La Política es la extensión ciudadana de la gestión de nuestras sociedades, y nuestros representantes son eso, quienes representan el interés P-Ú-B-L-I-C-O. Tan sencillo y tan complicado.

Para nuestra cosmovisión occidental, la gobernanza (el arte de gobernar, si me permiten) se remonta a una visión platónica, definida como el gobierno de unos pocos guiado por la razón en pos del ideal público y social. John Rawls es el último que detenta este principio desde un marco teórico. Pero aquí he de hacer una salvaguarda: el gobierno democrático sostenido bajo el mantra de “una persona un voto” (Se que es un hombre un voto, pero debemos avanzar y hacer el lema igualitario, sobre todo en memoria de las primeras sufragistas y de mujeres que se dejaron la vida por la igualdad, desde tiempos de Hypatia de Alejandría). No es el fin en sí mismo de la democracia. Estamos en otro momento, con nuevas incógnitas en la ecuación democrática.

Dicho esto, observamos en nuestras sociedades europeas y occidentales que la ecuación ya no es tan sencilla. En este mundo hiperconectado e infoxicado, se da la circunstancia de que tanto votantes no informados (lo que siempre ha sido un problema) como los informados (lo que está comenzando a ser un problema), están actuando cada vez más motivados por el interés personal o de unos pocos, que el del bien común.

El problema se ha hecho carne en Italia, tras las últimas elecciones el Movimiento 5 Estrellas está a punto de colapsar el de por si colapsado sistema político italiano. Lo que ha sido un faro para muchos movimientos sociales o extraparlamentarios, que justamente reivindican derechos sociales que no han de ser laminados; se está tornando una pesadilla mesiánica de su líder Beppe Grillo. No hay grupo, no hay proyecto de estado, todos los que ganaron su escaño lo hicieron defendiendo alguna cuestión local, sin tener en cuenta lo que significa administrar un país. No tienen estructura, ni Grillo la quiere, es más fácil “mandar” dividiendo que sumando apoyos. Fue un esperpento la primera aparición de 5 Estrellas, por no hablar de un líder que no puede ser diputado porque está inhabilitado por homicidio involuntario culposo en el que murieron tres personas. Por no hablar del esperpento de lo que pretendía en la elección del Presidente del Senado Italiano, que se debatía entre un siciliano con conexiones con la mafia del partido de Berlusconi, o de un siciliano que lucha contra ella desde la judicatura. Pues bien, para Grillo la opción era clara: dejar que el corrupto ganase. Y es que para Grillo, esto se ha convertido en “su” juego.

¿Esto es lo que nos espera en el resto de Europa? No pongo en duda que la inmensa mayoría de candidatos/as de 5 Estrellas creen en el cambio necesario en el juego de la política representativa, para hacerla más ciudadana, pero dudo que con su “líder”, autoimpuesto, sin votaciones, sin sistemas de control interno, vayan los derroteros por ahí. Él no quiere cambiar lo existente, quiere que el sistema se colapse y provocar un efecto dominó de resultados insospechados. Me suena a otros tiempos de Italia.

La cuestión es que debemos encontrar equilibrios nuevos, permear la política a nuevos liderazgos, nuevos relatos, tomar de oriente el sentido de la meritocracia, de buscar la eficacia social y no la eficiencia económica de nuestras sociedades. En definitiva de establecer un nuevo modelo de Gobernanza, o mejor, reinventemos el término (tan neoliberal, y lastrado por su ineficacia a nivel mundial) y retomemos el de Gubernamentalidad, desarrollado por Michael Foucault en 1978, que dadas las circunstancias es el que mejor define la necesidad de adaptar el arte de gobernar a las percepciones ciudadanas colectivas.

Open Government: la vía hacia un nuevo modelo de gestión en la red

De la mano del Ayuntamiento de La Rinconada y de la Fundación Glocal el próximo 5 de marzo de 2013, seJornadas oGov La Rinconada marzo 2013 inicia un ciclo de conferencias sobre “Transparencia y Gestión Pública Abierta”, que se desarrollará durante todo el año bajo el título ‘E-Business, Gobiernos Abiertos y Transparencia Pública’ y reunirá a personalidades de la vida política, social y cultural que abogan actualmente por una nueva forma de interacción entre la ciudadanía y las administraciones públicas.

La inauguración del acto tendrá lugar este martes en el edificio Juan Pérez Mercader, sede de la empresa pública Soderinsa Veintiuno, con la mesa redonda ‘Open Goverment: la vía hacia un nuevo modelo de participación y gestión a través de la red’, en la que participaré con Fátima Ramírez Cerrato, asesora de la Consejería de Salud en entornos TIC, y una de las impulsoras en el desarrollo de canales 2.0 en la administración andaluza.

Este ciclo de conferencias tiene como objetivo fijar las bases fundamentales por las que la Administración Pública, y la política actual deben avanzar para contestar a las demandas que efectúan la ciudadanía a sus representantes, y en concreto trataremos el concepto del gobierno abierto como filosofía de trabajo en los entornos públicos y como adecuar la participación de la ciudadanía y la eAdministración de forma integral, con nuevos canales y metodologías.

Si estás por Sevilla y te interesa el tema, me encantará que nos veamos por allí…

De la “Teledemocracia” a la eDemocracia

Observo, no sin estupor, como una noticia de las últimas horas ha pasado sin pena ni gloria por los medios de comunicación. Si bien es verdad que la semana informativa está plenamente cargada, y que el Debate deledemocracia Estado de la Nación se lleva las portadas y los análisis.

Pero hay una noticia, que ha llamado sobremanera mi atención, es la de la detención del llamado “preso más antiguo de España”, que tras protagonizar dos indultos parciales con el Gobierno de Zapatero y otro del Gobierno de Rajoy, se vio en libertad; a pesar del informe en contra de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias.

Vaya por delante, que soy de los que pienso que un sistema penitenciario debe de ser un sistema de reinserción social de quienes han cumplido con la sociedad a través de la redención de la pena. Esto puede ser motivo de análisis de varios posts, y de debates interminables. Pero no es en este tema, en el que quiero centrar mi análisis.

Lo que me preocupa de esta cuestión, no es el debate de la reforma judicial y del sistema penitenciario. Lo que me preocupa es cómo la opinión pública puede ser tan maleable a través de los canales de comunicación en un tema tan sensible como el que nos ocupa. Nuestros gobernantes, tienden a legislar a golpe de los impulsos sociales, en muchas ocasiones. Casos centrados en evidencias “populares”, que no judiciales, de lo acontecido, hacen brotar mareas a favor de las cadenas perpetuas o incluso de la restauración de la pena de muerte en España. Somos conducidos por la “masa“, una especie de ente compuesto por los medios de comunicación y los grupos de presión creados ad hoc, hacia la dirección que interesa por parte de la voz que se alza como portavoz del interés general.

Qué quiero decir. Es sencillo, el caso de Montes Neiro es palmario. Se creó una red de solidaridad ciudadana, para pedir la puesta en libertad por razones humanitarias. Quién no va a conmoverse por esto, ante los llantos familiares y la intervención de asociaciones y personas que lo veían como algo lógico. De ahí a lo siguiente, la presión mediática, ante un “exceso” del sistema está hecho. Solución: indulto y a la calle. La bonhomía no basta a la hora de tomar decisiones.

Esto es un efecto directo de la “teledemocracia” en la que vivimos, cuando asistimos impotentes, ante el escaso protagonismo democrático que tenemos ante las instituciones. Máxime cuando en aras al “deber” ni siquiera se cumple con el mínimo común denominador de la democracia: el compromiso con el programa electoral. En esta impotencia, dejamos que el “relato” democrático venga del altavoz de quienes creemos que nos define mediáticamente; el otro efecto.

Por lo tanto asistimos, impávidos, una vez más a que nos “teledirijan“, nuestras opiniones son ubicuas, debido a la hiperfluidez informativa y la capacidad de crear filias y fobias inmediatas ante lo que acontece. Un efecto más de la infoxicación y la aceleración de los espacios en los que tomamos decisiones, con un grado de incertidumbre cada vez mayor, que no nos permite recapacitar y analizar lo aprehendido. Nos dejamos fluir por esos espacios de teledemocracia.

Llega el momento de tomar decisiones. De reforzar el sistema democrático, de crear espacios de transparencia, de coparticipación, de construir espacios nuevos, y de cooperación. De impulsar nuevos relatos, nuevas formas, nuevos territorios para la Democracia. No esperemos a que nos digan lo que esperamos oír. Hagámoslo, cada uno en su esfera personal. Pero eso sí, no dejemos que nos sigan dirigiendo como “masa”, dejándonos llevar, porque confiamos en el mensajero.

La sociedad es más compleja que nunca, y en esa complejidad y la capacidad crítica de la misma, debe nacer la eDemocracia. Un mix de tecnología, actitud y reflexión que nos conduzca a un nuevo estadio de las relaciones ciudadanas con las instituciones.

El caso de Montes Neira, ha de ser un indicativo de que este nuevo espacio relacional urge. Las primeras impresiones y la bonhomía no bastan. Si no hay transparencia y espíritu crítico para construir nuevos espacios democráticos. Ahora bien, ¿cual es el problema de fondo? Sigue siendo las formas y la opacidad del proceso. Porque al final, fue la presión social y mediática, la que empujó a ¡dos! gobiernos a tomar la decisión, que además fue percibida por la sociedad como tardía y pacata.

Si desde el principio se hubiera tenido acceso a lo que decía instituciones penitenciarias, a la voz de expertos sobre lo que pudiera ocurrir, y sobre todo ver en perspectiva comparada, con objetividad, lo que ha ocurrido en otros países con medidas similares; no estaríamos viviendo este esperpento en el que el indultado Neiro, da un golpe de 4 millones de euros en Puerto Banús.